5 CONSEJOS PARA ALIVIAR TU DOLOR CERVICAL

Escrito por Teresa Flo | Directora centro Keops

Todos en algún momento padecemos un dolor cervical, ese “tirón” repentino que nos deja fuera de juego durante un tiempo. En la mayoría de los casos no sabemos muy bien cómo actuar, pero en este artículo quiero hacerte llegar consejos desde la experiencia profesional para que puedas aliviar ese dolor de forma más rápida y efectiva.

Estos son los consejos que te propongo, toma nota:

No tengas miedo de mover la cabeza

Tendemos a quedarnos rígidos y con la cabeza totalmente bloqueada como un robot. Es bueno girar la cabeza hasta donde empieza a doler, ese punto nos indica hasta donde es bueno que movamos.

Si por lo contrario nos quedamos rígidos lo único que estamos favoreciendo es más rigidez y fomentar un circulo vicioso de “no movimiento, más rigidez, y consecuentemente más dolor” y no estamos permitiendo mantener flexible la musculatura.

 Aplica calor

Es positivo para una lesión de este tipo la aplicación de calor local a través de una esterilla eléctrica o bolsas de semillas calientes o similares. También puedes aprovechar el chorro de agua caliente mientras te duchas durante 3-4 minutos y mover ligeramente la cabeza hacia todas las direcciones que el dolor te permita.

Es importante aplicar calor como máximo 10 minutos, ya que en este tiempo conseguiremos el objetivo de provocar una vasodilatación local para aportar oxígeno y nutrientes a la zona y así aumentar la flexibilidad muscular. Posteriormente retiraremos el calor para favorecer la vasoconstricción y limpiar de toxinas. Es más efectivo aplicar el calor durante 10 min y al cabo de media hora volver a aplicarlo, que ponerse el calor  de forma continua.

 Saber cuándo estirar

Durante la fase de inflamación aguda no es recomendable hacer estiramientos, solamente mover como explico en el primer punto.

El estiramiento conviene empezar a realizarlo cuando haya disminuido el dolor y nunca forzarlo. Siempre estiraremos hasta el punto donde sintamos la molestia sin provocar más dolor y allí esperaremos mínimo 15 segundos para dejar que la fibra muscular reaccione y se estire efectivamente. Con tres repeticiones será suficiente y se pueden realizar hasta 5 veces al día.

Medicación puntual y efectiva

Los antinflamatorios son medicamentos que están muy a mano y tendemos a abusar de ellos. Queremos resultados de mejora muy rápidos y recurrimos a la pastilla, pero en muchas ocasiones no obtenemos los resultados esperados. Aun así seguimos tomándolas para ver si sentimos mejora sin conciencia de sus efectos secundarios, como el dolor de estómago o aumento de la presión arterial.

Estos medicamentos están diseñados para ser tomados como máximo durante 5 – 7 días seguidos.

Es preferible aplicar medidas físicas como las mencionadas anteriormente y no optar por tomar pastillas de forma indefinida y sin control médico.

Acude a un profesional si no mejoras

Si transcurren de 5 a 7 días sin sentir una mejora aplicando estos consejos, acude a un centro especializado para que examinen tu caso. Te aconsejo que te asegures de ponerte en manos de profesionales con experiencia y que te puedan proporcionar soluciones efectivas.

Desde centro Keops queremos animarte a que tomes nota de tu dolencia y realices acciones preventivas para evitar futuras lesiones. Llevar a cabo trabajos de fortalecimiento muscular, hacer descansos si tienes trabajos estáticos o realizar estiramientos de forma regular, son pequeñas acciones que te ahorrarán días de incomodas molestias.

Si este artículo te ha parecido interesante, inscríbete a nuestra newsletter para recibir información y artículos interesantes.

Si necesitas ponerte en manos profesionales para tratar tus lesiones, ponte en contacto con nosotros aquí.

 

 

 

2017-11-23T15:25:38+00:00